La quinta paila del infierno

Ventana abierta

En la quinta paila del infierno

 

            Para recordar: Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25: 41).

 

 

            Justo el 18 de marzo, el presidente Nicolás Maduro, después de señalar que la OEA, Organización de los Estados Americanos, se estaba derrumbando, dijo: “No será suficiente la quinta paila del infierno para que se castigue el deshonor y la traición del señor Luis Almagro, con la causa bolivariana; con la causa venezolana: con la patria venezolana y su pretensión de agredirla; de intervenirla…” (www.youtube.com/watch?v=aH_Lc2GF9-s) ¿A quién está traicionando?

       Desde hace muchos años la iglesia Católica instituyo la doctrina del purgatorio, hay iglesias evangélicas que han aceptado la posibilidad de un tormento eterno, y hasta el penúltimo presidente de Venezuela, Hugo Chávez envió hasta a un Cardenal a el Infierno www.youtube.com/watch?v=assTLBNOlGo

         Por todo lo anterior, lamentamos que las Palabras de Jesucristo, por miles de años, han sido mal interpretadas. Y como el presidente Maduro u otros gobernantes, mezclan la verdad con el error, así se ha hecho con esta doctrina.

 

Es cierto, en Mateo 25, Jesús habló del juicio para todas las naciones, y mostró dos grupos: Los salvados (a la derecha) y los perdidos (a la izquierda). Pero, indicó que hay un fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25: 41). Eso no significa, que exista un purgatorio, o un sitio ardiendo con fuego. En Apocalipsis 12 y Judas 6; habla de la caída de ángeles y también de su destrucción final, por revelarse en el cielo.

 

La Biblia dice: “Vendrá el día ardiente y no quedará ni raíz, ni rama”  (Malaquías 4:1,2). El Salmista David señaló: “Mas los impíos perecerán, y los enemigos de Jehová, como la grasa de los carneros, serán consumidos…” (Salmo 37:20).

 

Jesús acotó: “Mi reino no es de este mundo” (Juan 18:38) y mencionó que el diablo es el príncipe de esta tierra (Juan 12:31). Por ello, el cielo es un ofrecimiento futuro, igual que el infierno (fuego) preparado para el diablo, como lo dice Apocalipsis 20:9; allí morirá Satanás, sus ángeles, los impíos y la tierra será purificada.

Tal vez, cambiando la óptica de algunas doctrinas bíblicas mal entendidas, nuestros gobernantes y ciudadanos nos veremos obligados a enfrentar, en vida, al Dios viviente y hacer los cambios personales y en pro del país donde vivimos.

   Escrito escrito está más completo en esta pagina web donde dice Artículo enviados a El Impulso o si lo prefieres visita elimpulso.com

Escribir comentario

Comentarios: 0